O Departamento de Lingua Castelá organizou un concurso de Microrrelatos para o alumnado da ESO, a continuación figuran os microrrelatos gañadores. A entrega de premios será o venres día 7 de maio durante o recreo na biblioteca.

Noraboa a os gañadores

Primeiro Ciclo

Primeiro premio

AMANECER

Y en aquel momento todo cambió. Salía una luz cálida por el horizonte que poco a poco se iba deshaciendo de la oscura noche. Un rebelde rayo entraba por una rendija de mi habitación. Abrí los ojos y me levanté. Perezoso, fui a mirar por la ventana.

La noche se había desvanecido, el sol le cambió el turno a la luna. En vez de estrellas había nubes, el cielo negro se convirtió en rosáceo, los murciélagos dormían y se oía el canto de los gorriones.

Entonces, salí al pequeño jardín de mi casa. Respiré. Sonreí y me dije: “hoy puede ser un gran día”.

Martín Lario Merlo (1º ESO A)

Segundo premio

ESCAPISMO

Y en aquel momento todo cambió. Cuando salté por la ventana no imaginaba que mi vida iba cambiar tanto. Eché a andar, se hizo de noche y busqué un sitio donde dormir.

Conocí a Fonsi y vagamos por la calle unos días, hasta que notamos que nos perseguían. Corrimos mucho, pero al llegar a la esquina nos atraparon. Entonces, nos llevaron en coche. Al bajar noté que me sonaba aquel olor.

Cuando abrieron el saco en el que nos habían metido, vi que estábamos en el veterinario. Los dos nos lamentamos; volver a ser gatos en una protectora es muy complicado.

Óscar Vila Fernández (2º ESO A)

Segundo Ciclo

Primeiro premio

MI MAL INTERIOR

Y en aquel momento todo cambió. Al verme en el espejo no fui capaz de volver a sentirme humano. Comencé a notar algo extraño, como si mi interior estuviese vacío, frío y sin ningún tipo de sentimiento. Todo lo que había creído y sentido desde que tengo memoria era, en realidad, algo que solo estaba programado, no eran emociones reales.

Pensaba que no era uno de ellos, creía que estaba vivo, pero todos los cables, piezas de aluminio y motores que vi en el interior de mi cuerpo a través del agujero de bala que tenía en el pecho, me mostraron la cruda realidad.

Alejandro Estévez Álvarez (4º ESO)

Segundo premio

MENTIRAS

Y en aquel momento todo cambió. Lo miré detenidamente y comprendí que mientras hubiera compañeros dispuestos a reír sus gracias y a creer sus mentiras sin cuestionarlas, no dejaría de seguir haciendo daño ni de comportarse como lo venía haciendo.

Pensé que o le cortaba las orejas a todos los que le escuchasen o, inevitablemente, seguiría siendo la ficha del dominó que al caer empuja a todos los que están detrás, o la bola de nieve que cuando se precipita desde la cima de una montaña crece y crece formando una avalancha hasta su caída.

Y dejó de importarme.

Juan Gómez Vázquez (3º ESO)